HOY TRANSPORTE GRATIS EN TODOS LOS PEDIDOS

Hay que reconocer que en los últimos 10 años se ha despertado conciencia sobre la importancia de consumir alimentos orgánicos y libres de pesticidas. Ha sido un movimiento mundial, que ha traído la inquietud a nuestro país.

En Mercato trabajamos con una comunidad creciente de familias, consumidores conscientes que cada semana eligen hacer sus pedidos orgánicos y libres de pesticidas por medio de nuestro canal. Eso ha sido una experiencia muy gratificante, pues hemos podido convertirnos en la fuente de alimentos frescos y saludables para cientos de familias, y en una fuente de ingresos para una comunidad creciente también de agricultores sostenibles.

Sin embargo, este camino nos ha mostrado también cómo para muchos consumidores, y productores, el tema de los pesticidas no se percibe todavía como la amenaza que es. Lo cierto es que el costarricense promedio todavía no se la cree. Hay quienes incluso juzgan el movimiento como moda o esnobismo.

Hoy queremos aportar información valiosa para que incorpore a su propio criterio y análisis. Hemos preparado un resumen comentado, a partir de un estudio publicado por el PNUD la semana pasada, donde de forma seria y objetiva, nos da un golpe de realidad, con datos que deberían ser de conocimiento de todos los costarricenses.

1. Costa Rica es la potencia mundial en consumo de pesticidas

Según la publicación del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo), Costa Rica consume 50.1kg de plaguicidas por hectárea por año. Atención a esto… no solamente tenemos el primer lugar, sino que nuestro consumo de agrotóxicos supera en más de 3 veces al segundo lugar (Colombia) con 16.7kg, y en más de 8 veces el consumo del tercer lugar (Ecuador) con 6 kg. Es una posición peligrosa y vergonzosa para cualquier país, pero aún más para uno que se vende al mundo como verde.

2. No hay forma de suavizar la realidad sobre los impactos de los plaguicidas

Podríamos intentar suavizar la gravedad de los datos, argumentando que los pesticidas que usa la industria son de alta tecnología y que realmente generan poco impacto en el ambiente o en la salud. Sin embargo, el estudio subraya que usamos indiscriminadamente 20 de los 22 plaguicidas más peligrosos del mundo. Se demuestra incluso que la gran mayoría de los agrotóxicos que usa el país están prohibidos en otros países, por ejemplo en la Unión Europea.

También podríamos intentar pensar que, como el producto finalmente se procesa y se exporta al mundo, ya en la taza de café bien tostado, en la piña colada, o en el banano sin cáscara, no le estamos haciendo mayor daño a nadie. Sin embargo, el documento es contundente en afirmar que el 85% de los plaguicidas que usa nuestro país están asociados con efectos agudos para los humanos y con enfermedades serias como el cáncer, el alzheimer, el parkinson, daños renales y una larga lista más. Se detalla incluso la relación de cada ingrediente activo, con los impactos específicos asociados a la salud humana.

3. Los agroquímicos afectan a los trabajadores y personas en zonas agrícolas

Según el informe los habitantes de las zonas productoras llevan la peor parte. Los trabajadores agrícolas se exponen a un promedio por persona de 74 kg de plaguicidas al año, sin contar el efecto en las familias que habitan cerca de las zonas de producción, o los niños y niñas con sensibilidad a las sustancias. El INS y la CCSS invierten más de 9 millones de dólares anualmente en atender dolencias y accidentes asociados a plaguicidas.

4. Los agroquímicos dañan el medio ambiente

El estudio demuestra también cómo el uso desmedido de agroquímicos genera impactos directos en los ecosistemas. El efecto de los plaguicidas y fertilizantes químicos en el aire, en ríos, mantos acuíferos, están acabando con la vida natural. El estudio muestra ejemplos documentados de ríos cercanos a zonas agrícolas que presentan altas concentraciones de moléculas de agrotóxicos. Con frecuencia se registran muertes masivas de abejas y otros polinizadores, peces y moluscos por el uso indiscriminado de pesticidas y fertilizantes en los pocos ríos que aún son habitables. En los últimos años se ha reducido dramáticamente la biodiversidad del suelo en las zonas agrícolas, los bosques y los mares.

Si no es suficientemente importante el medio ambiente que nos da la vida, o los trabajadores y familias que se exponen a estos venenos diariamente, ahora hablemos sobre el impacto que tienen los pesticidas sobre los consumidores de los productos.

5. Los agroquímicos están presentes en su plato todos los días

No estamos hablando de otro país, hablamos de los alimentos que usted puede comprar hoy en cualquier supermercado o feria del agricultor convencional de Costa Rica. Según la información que arroja el estudio, se pueden encontrar hasta 26 plaguicidas simultáneamente en un chile dulce. Es probable que también encuentre alta concentración de plaguicidas en la lechuga, apio, fresa, piña, papaya, tomate, espinaca, culantro, berenjena, ayote, apio, albahaca, pepino, perejil, zanahoria, vainica, tomillo, tomate, piña, mango o aguacate, por mencionar algunos de los más comunes.

6. Usted como consumidor, tiene el poder de elegir

¿Qué podemos hacer los consumidores al respecto? Es cierto que no somos los que aplicamos los pesticidas, pero apoyamos esa industria cada vez que escogemos un producto convencional. Si antes podíamos argumentar no estar informados, este estudio nos abre los ojos.

Creemos que los consumidores somos parte responsables de la situación y parte dueños del derecho de escoger lo que consumimos hoy. Tenemos el poder de cambiar el futuro que queremos para nuestros hijos, simplemente con el acto de elegir dónde ponemos nuestro dinero y qué llevamos a nuestra mesa.

Cuando salimos a comprar un producto convencional, estamos llevando veneno a la casa y apoyando una industria que esparce veneno desde nuestros campos hasta el mundo. El cambio en la decisión de compra por parte de los consumidores, eventualmente provocará en los productores convencionales la necesidad de cambiar y buscar sistemas de producción más sostenibles.

Cuando escogemos productos orgánicos, libres de pesticidas, o de producción regenerativa, estamos votando por una industria diferente. Estamos llevando productos más limpios para alimentar a nuestra familia. Estamos apoyando a los productores que han apostado por producir de manera responsable y sostenible con el ambiente. Una nueva especie de agricultores y emprendedores movidos por sus ideales, con muchas carencias todavía, con mucho por aprender y madurar. Aún así, con solo visitar sus fincas o probar sus productos, sabemos que hacen la diferencia.

7. La agricultura responsable es una necesidad, no una moda

La agricultura orgánica y regenerativa no son nombres de moda. Consumir sin pesticidas no es algo que “deberíamos considerar”. Es parte de un cambio de mentalidad, de valores. Creemos que es parte del cambio que el mundo necesita en este momento. Es proteger nuestra salud. Es velar porque a nuestros hijos les quede un mundo habitable. El camino es imperfecto, insuficiente, lleno de obstáculos y oportunidades de mejora, pero creemos que la sostenibilidad y la regeneración son la dirección correcta. Nuestro compromiso es apoyar ese cambio.

La decisión está en cada persona. Parte de nuestra misión en Mercato es seleccionar y llevar los productos de las fincas más sostenibles del país, hasta su casa, de la manera más conveniente posible. Queremos ser agentes de cambio positivo en la salud, en el ambiente y en el desarrollo humano de nuestro país.

Creemos que entre todos podemos hacer crecer una nueva cadena alimentaria, más fresca, más directa, más solidaria, más diversa, más responsable, que lleve salud a su casa, regeneración al ambiente y ejemplo al mundo. El hecho de que estemos hablando de esto, y de que usted haya llegado hasta acá en este post, son señales de esperanza :).

Haga su pedido de productos orgánicos y libres de pesticidas a domicilio aquí

Fuentes: https://impactoplaguicidas.cr/

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Consultas?