HOY 10% DESCUENTO EN CARNES, POLLO, CERDO Y MARISCO SOSTENIBLE

 

¿Porqué hablar de «smoothie», si podemos decir simplemente batido?

En realidad, hay diferencias entre un batido normal y un smoothie (sin traducción directa al español). Un smoothie no es un helado, no es un granizado, no es un batido.

La historia popular nos lleva a la California de los años 70s, cuando Steven Kuhnau, un adolescente intolerante a la lactosa, comenzó a licuar fruta fresca y hielo para poder reemplazar los batidos de leche malteada que consumían sus amigos. Al descubrir que nada tenía que enviadiarles, y notar además que comenzaron a bajar sus problemas digestivos, el jóven supo que había descubierto algo interesante. Así, refinó sus métodos, abrió su negocio y se comenzo a popularizar la bebida entre la creciente ola de hippies amantes de los productos naturales.

A diferencia de un batido de frutas, el smoothie utiliza como materia prima trozos de fruta congelada, lo cual le añade una textura mucho más cremosa que la de un batido hecho de fruta fresca, y grandes cualidades nutritivas.

Ahora, ¿de dónde viene el término «smoothie bowl»?

Aparentemente el origen término «smoothie bowl» llegó con el fenómeno los «acaí bowls» brasileños. Esta baya tradicional del Amazonas, que hasta los años 60s se popularizó en Brasil, se ha hecho famosa en el mundo en los últimos 15 años, y la manera en la que se ha popularizado su consumo es en forma de smoothie bowls. Es decir, smoothies de fruta (congelada), con fruta fresca, granola, miel y diversos toppings encima, servidos en un plato hondo (bowl).

Nosotros no vamos a hacer Acai bowls, sino Smoothie Bowls de Pitahaya Orgánica de Costa Rica

Smoothies de Pitahaya Orgánica de Costa Rica

La Pitahaya o fruta del dragón, es un cactus rústico, de tallos largos, originaria de América Central. Tiene una flor preciosa, y desarrolla un fruto de color intenso. En Costa Rica es normal verla creciendo en los árboles, o encima de las tapias en las zonas calientes, principalmente en Guanacaste. En los ultimos años la pitahaya ha tomado fama internacional, no solamente por su apariencia exótica y color llamativo, también por sus maravillosos beneficios para la salud.

Su principal cualidad es la altísima cantidad de antioxidantes, lo que aporta una magnífica protección contra todo tipo de enfermedades. Otro de sus atributos es que es baja en calorías y a la vez altos contenidos de micronutrientes como la vitamina C, grupo B y A y minerales como el fósforo, calcio y el hierro. También se le atribuyen propiedades tonificantes para el sistema digestivo, combate el estreñimiento y alivia la acidez estomacal.

En Mercato escogemos Pitahaya de productores pequeños, prioritariamente orgánicos certificados, o con prácticas libres de pesticidas de agricultura regenerativa. La pitahaya tiene varias cosechas al año, pero no está disponible permanentemente. Por lo tanto, una buena práctica para disfrutarla todo el año es congelarla.

Hoy te enseñamos a preparar la pitahaya congelada, de una manera deliciosa y refrescante.

La receta

Rinde para 5-6 porciones:

  • 1 taza de pitaya orgánica picada en cuadros previamente congelada
  • 1/2 taza de fresas orgánicas picadas congeladas
  • 1 banano orgánico cortado en tajadas y congelado
  • 1/4 de taza de leche de coco, almendra, yogurt, o agua, según su gusto.

Toppings (opcionales)

  • Banano
  • Fresas
  • Pitahaya
  • Granola
  • Semillas de chia
  • Semillas de hemp
  • Cacao nibs
  • Mantequilla de maní o almendra

Instrucciones:

Mezcle todos los ingredientes en un procesador de alimentos o en una licuadora de alta potencia. Agregue más leche según si le gusta más líquido. Sirva de inmediato con sus toppings favoritos.

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Consultas?