10% DE DESCUENTO EN TODA LA TIENDA CON EL CUPÓN CIAOSETIEMBRE

No todo el tomate es igual. No se produce igual. No sabe igual. No es igual para nuestra salud.

Cuando escogemos comprar tomate orgánico, en lugar de convencional, estamos decidiendo cosas importantes que impactan nuestro presente, y de alguna manera impactarán nuestro futuro.

Vamos a comentar 7 consecuencias que elegimos cuando compramos un tomate orgánico

1. Cuidamos nuestra salud.

Cuando decidimos comprar tomate orgánico, estamos escogiendo no comer restos de pesticidas. En Costa Rica se utilizan 133 ingredientes activos de plaguicidas considerados altamente peligrosos para la salud y para el medio ambiente, muchos de ellos incluso prohibidos en otros países. Si tomamos en cuenta ademas que el 20% de los productos frescos que se consumen a nivel nacional incumplen con la normativa que permite el uso de esas sustancias, definitivamente, si hablamos de nuestra salud, algo no anda bien. Elegir los productos frescos que consumimos es una elección relevante para nuestra salud.

2. Mejor nutrición.

Un tomate producido en un suelo rico en minerales y vida microbiológica, producirá frutos más sanos, ricos en sabor, más ricos en nutrientes, minerales, vitaminas, antioxidantes y flavonoides.

3. Mitigamos el calentamiento global.

En una finca orgánica se captura carbono, porque se incorpora materia orgánica y microorganismos en el suelo. En las prácticas agrícolas tradicionales se degrada el suelo y se libera carbono a la atmósfera, eso impacta el calentamiento global. La agricultura y ganadería convencionales son hoy día en el mundo parte de los principales causantes del cambio climático,  La agricultura regenerativa, orgánica y agroecológica, puede ser parte de la solución si logramos que alcance mayor escala.

4. Regeneramos el medio ambiente.

En una finca orgánica no se liberan venenos al aire y a los ríos. En una finca orgánica se cultiva diversidad, se hace un uso más racional de la energía, del agua, de los residuos, se cuida y se regenera el bosque.

5. Cuidamos las abejas y polinizadores.

Cuando consumimos orgánico apoyamos una agricultura que no esparce venenos, que cultiva flores, que deja zonas de regeneración biológica y trabaja en conjunto con los bosques.

6. Apoyamos el desarrollo de agricultores más conscientes y comprometidos con la regeneración del ambiente.

Traemos tomates de la zona de Dota, producidos por una familia admirable de agricultores y emprendedores, que demuestran que no se requieren venenos para producir la más alta calidad. En otras epocas del año, comercializamos tomates producidos en Zarcero, en Turrialba, en Santa Ana, en la zona norte de Cartago. Aún son pocos, pero cada vez son más los productores que producen comprometidos con una agricultura sostenible, orgánica y regenerativa.

7. Reactivamos el sector productivo agrícola de Costa Rica.

Entre más productores orgánicos, regenerativos y agroecológicos hayan, más espacios de regeneración tendremos a lo largo y ancho del país, más trabajo, más servicios. Creemos que la agricultura orgánica y regenerativa, puede convertirse en un motor de generación de empleo, y en una fuente de salud para la población de todo el país.

Cada vez que compramos un tomate orgánico, estamos generando consecuencias positivas que sentimos hoy en nuestro organismo y en el de nuestra familia. Cada vez que tomamos esta sencilla elección, asumimos  responsabilidad por un mañana donde nuestros hijos logren vivir en un medio ambiente habitable y sano.

Nuestro trabajo en Mercato, es ofrecerle al consumidor una experiencia  cada vez más fácil y conveniente,  para el productor un canal poderoso donde pueda comercializar sus productos. ¿Nos acompaña?

Compre en Mercato y reciba el producto orgánico y sostenible en su casa.

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Consultas?